¿Tienes una puerta vieja y no sabes qué hacer con ella? ¡No la tires! Hoy te enseño cómo convertir una puerta antigua en una preciosa mesa.

¿QUÉ NECESITO?
  • Una puerta vieja.
  • Patas: caballetes, patas de metal, de madera…
  • Pasta de relleno.
  • Una paleta.
  • Pintura acrílica y brocha.
  • Lijadora.
¿CÓMO LO HAGO?

1. PREPARA LA PUERTA

Coloca la puerta en una superficie plana y sobre algún plástico o papel para evitar manchar. Lo primero que deberemos hacer es limpiar bien la puerta. Después, con una espátula aplicamos pasta de relleno para cubrir defectos y el ojo de la cerradura. Si prefieres, puedes dejarlos sin cubrir para dar un efecto más natural y vintage.

2. LIJA

Cuando la pasta de relleno se haya secado bien, procedemos a lijar la puerta. Si utilizas una lijadora eléctrica, te facilitará la tarea. Al terminar, pasa un paño húmedo sobre la superficie para eliminar el polvo acumulado, hasta que quede lisa. Luego límpiala bien con un paño seco hasta que no quede ningún residuo.

3. PINTA Y MONTA LA PUERTA

Pinta la puerta  del color que más te guste. Cuando se seque, colócale las patas, puedes usar caballetes, patas de metal… dependiendo del diferente uso que le quieras dar.

¿NO TIENES TIEMPO?

Quizás no tengas los materiales o el tiempo necesario para poder hacerla. Estas mesas están muy de moda y siempre queda la opción de poder comprarla. Aunque la mejor opción siempre es realizarla tú mismo.

Aquí te dejo diferentes ejemplos para inspirarte. ¡Manos a la obra!

mesa con puerta
« 1 de 3 »

Imágenes: Pinterest

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies